La crisis económica incrementa los conflictos y la mediación

jobsLa actividad del Servicio de Mediación y Arbitraje se incrementó un 40% en 2012, sobre todo en reestructuraciones y regulaciones de empleo.

Patronal y sindicatos sembraron en 1996 la semilla del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), que se pondría en marcha dos años después, firmando un acuerdo para tratar de hallar solución a los conflictos laborales de forma extrajudicial. Desde su creación hasta la actualidad, el SIMA ha participado en unas 3.000 negociaciones a través de su nómina de árbitros y mediadores.

«La mayor parte de los procedimientos que gestionamos son de mediación -explica Martín Borrego, director del SIMA-, porque las partes quieren controlar la solución del conflicto«. Son ellas las que eligen, entre un listado con casi 300 nombres, a quienes buscarán el acuerdo. Se trata de expertos en negociación colectiva procedentes, en su mayoría, de los ámbitos académico, profesional o sindical. «El mediador no resuelve temas técnicos, pero sí de negociación«, puntualiza Borrego. La plantilla de árbitros es más reducida, unos 40, y con un perfil diferente: catedráticos de Derecho del Trabajo, abogados, inspectores de trabajo… Mediadores y árbitros son designados por las partes, que pueden elegir a quien estimen más conveniente.

El trabajo para todos ellos se ha multiplicado en los últimos tiempos como consecuencia de una crisis que golpea a todos los sectores. Lo prueba el hecho de que, en 2012, el SIMA viese crecer su actividad en más de un 40% respecto al año anterior: un total de 348 procedimientos que afectaron a más de 26 millones de trabajadores; el porcentaje de casos solucionados alcanzó el 29%, con medio millón de empleados involucrados.

«Hemos notado mucho el incremento de procedimientos de reestructuración de empresas, expedientes de regulación de empleo y modificaciones de condiciones de trabajo. Son temas complejos y nos está costando un esfuerzo suplementario alcanzar acuerdos», destaca director del SIMA.

El fin del conflicto en los Paradores o la paz recién firmada por la cadena hotelera NH con sus empleados son dos de los éxitos cosechados por el SIMA durante este mismo año. Quizás resulte chocante hablar de buenos resultados al referirse a unas actuaciones en las que lo que se están pactando son despidos, pero basta comparar las pérdidas de empleos finales con las que se manejaban antes de la llegada del mediador.

Paradores y sindicatos firmaron un plan que contempla el despido de 350 personas de las 644 que iban a perder su empleo inicialmente. Son cifras similares a las del caso de los hoteles NH, en el que descienden de 646 hasta 410.

Noticia publicada originalmente el 12/04/2013 en La Voz digital